LA NUMERACIÓN DE LOS REYES DE ESPAÑA

13 de septiembre de 2005

Tras dar muchas vueltas, por fin he descubierto en qué momento se impusieron a los reyes de León y de Castilla los ordinales que se emplean actualmente. Desde hace tiempo, gracias a mi contacto con la documentación medieval, ya sabía que en época del Reino y de la Corona de León los reyes eran denominados simplemente por su nombre, sin importar el ordinal. Las primeras referencias que encontré relativas a este uso fueron las inscripciones que hay bajo las representaciones de los monarcas en el Salón de los Reyes del Alcázar de Segovia, así como las ilustraciones de H. de Ávila (ambas del siglo XVI, si mal no recuerdo). Por otro lado, la búsqueda en Internet fue infructuosa, ya que sólo hallé una referencia del inefable César Vidal en la que afirmaba que la numeración había comenzado con los Reyes Católicos (!?).
En realidad , esta costumbre comenzó mucho antes, en tiempos de Alfonso X el Sabio o, como muy tarde, con Sancho IV (siglo XIII). La pista me la dio una conversación con Eduardo Urdiales Laredo, un funcionario del Archivo Histórico de León que hacía tiempo que había leído la Crónica General de España, y a quien le sonaba que ya mencionaba el ordinal de cada rey. Me costó mucho trabajo encontrar un ejemplar de esta Crónica (editada por Ramón Menéndez Pidal a mediados del siglo XX), pero en ella pude corroborar la información. Esta Crónica es un batiburrillo en el que se mezclan sin tapujos datos históricos con otros muchos provenientes de la literatura épica, por lo que una importantísima parte de la información que aporta es exagerada, partidista y, en multitud de ocasiones, falsa. En ella se aprecia la dificultad que había en asignar un número a los reyes de Castilla, ya que Alfonso VIII es denominado como Alfonso IX en algunas ediciones, con lo que las confusiones entre este monarca castellano y su homónimo leonés son numerosas. Dificultades de igual tipo se encontraron los autores de las esculturas del Salón de los Reyes, y H. de Ávila, ya que en sus obras la numeración de los Alfonsos es totalmente incorrecta.Está meridianamente claro que la intención de Alfonso X fue crear una Historia propicia a sus designios, puesto que en varias ocasiones vio tambalear su trono, y llegó a temer una separación de la Corona de León a manos de su hermano Enrique. Para ello, reunió los cantares de gesta de la época, y la labor de algunos de los cronistas de Alfonso VIII, con el fin de ensalzar a Castilla como núcleo de Hispania, y revisar los hechos y reyes del pasado para dar la impresión de que todos los caminos conducían a la unión de las dos Coronas bajo la égida castellana.
¿Qué quiero decir con todo esto? Que la denominación de los reyes de Castilla es en todo punto falsa y artificial, y que me reafirmo en lo que ya dije en el artículo "Acerca de los Reyes de León y de Castilla", con la salvedad de que no ha sido "la historiografía decimonónica y afín la que ha exagerado la importancia del reino castellano", sino que hay que puntualizar que ésta tan sólo se hizo eco de la obra propagandística del Rey Sabio, creyéndosela a pies juntillas (sin emplear la crítica historiográfica ni el sentido crítico en absoluto).

ACTUALIZACIÓN 15/2/2016:

Gracias a Alberto González García encontré un magnífico artículo "Sobre las numeraciones de los reyes de Castilla", de Joaquín Gimeno Casalduero, con el que me reafirmo en lo anteriormente escrito. Añado que la numeración original de las crónicas de Alfonso X produjo un orden extraño, ya que computa a Alfonso I de Aragón ("el Batallador", el marido de Urraca I de León) como Alfonso VII. Así en sus crónicas Alfonso VII “el Emperador” figura como Alfonso VIII, Alfonso VIII de Castilla es “Alfonso IX de Castilla”, y Alfonso IX de León aparece... como Alfonso IX de León. En épocas posteriores a veces incluso se elimina a este último de las listas, pasando el numeral IX al rey Sabio. Fue el agustino Enrique Flórez quien acuñó la numeración actual en el siglo XVIII, aunque este historiador diferenció entre la numeración de los reyes leoneses y la de los castellanos, aduciendo por ejemplo que Alfonso VI fue el sexto rey de ese nombre en León, pero el primero de Castilla. Así Alfonso VII de León sería Alfonso II de Castilla, Alfonso VIII sería Alfonso III de Castilla, Alfonso IX de León no tendría numeral en Castilla, y Alfonso X sería X de León y IV de Castilla. Tomó como punto de partida la existencia de Castilla como reino, a partir del reparto de Fernando I, aunque quizá sería más apropiado aplicar la numeración “castellana” sólo en el caso de los reyes privativos de Castilla. Flórez también se ve obligado a mantener el VIII del Alfonso castellano para no cambiar el ordinal de los Alfonsos posteriores. Pero la realidad es que "nuestro" Alfonso IX en realidad fue el octavo rey de ese nombre, por lo que debería haber sido conocido como Alfonso VIII de León. Aunque como digo, el precio de hacer esta reenumeración supondría cambiar de numeral a todos los Alfonsos posteriores.

Alfonso VII de León, Emperador de Hispania
(ilustración de mi amigo Álex Fernández)

9 comentarios:

Taliesin dijo...

Chao. Me quito el sombrero.
Sigue así.

Daniel Hernández dijo...

Pufff, Chao, no se que decirte. Últimamente me dejas sin palabras. Asique continuando y asemejándome a Taliesin que lo ha dicho bastante claro: Me quito el sombrero ante el fabuloso trabajo que estás realizando y te deseo todo el éxito del mundo.

Continua como hasta ahora y como no, SUPÉRATE que es lo que nos mantiene en lo más alto y lo que nos permite alcanzar la verdad de las cosas.

Gracias por tu esfuerzo.

Un amigo de Cofiñal dijo...

Richard, eres un autentico crack.

Coronel Kurtz dijo...

Muy interesante.Realmente haces un trabajo superior.Sacas a la luz cosas muy bien documentadas.
Oye ¿Qué sabes del ntento de Enrique de Lancaster de proclamarse rey de León?Vi una cosa en Wikipedia, pero no aclaraba el contexto.
Saludos leonesistas.

anguiol dijo...

Me podríais echar una mano si me decís la lista de reyes, reinas, infantes y condes que están enterrados en el Panteón Real de San Isidoro

R.Chao dijo...

Si no recuerdo mal, enumeran la lista en este documento:

http://ricardochao.googlepages.com/EstudioantropolgicodelPantenReal.pdf

R.Chao dijo...

"¿quién fue el primer rey de Castilla? Fernando I, al morir repartió el reino entre sus hijos. En virtud del derecho navarro (que obligaba al padre a dejar en herencia a su primogénito lo que él a su vez había heredado del suyo) cedió Castilla a su primer hijo, Sancho (llamado "El Fuerte") Pero dejó León para su hijo favorito, Alfonso, ya que este reino percibía además las mejores y más valiosas parias que pagaban en oro los reinos moros para evitar ser atacados por los cristianos. Galicia le correspondió al débil García, y Zamora a Urraca. La historiografía se ha empeñado en denominar a Sancho como Sancho II, lo cual es un grave error; ¿dónde está el Sancho I de Castilla? En ninguna parte. El único Sancho I fue un rey de León, Sancho El Craso (o El Gordo), que gobernó del 956 al 958, y del 959 al 966. Con lo cual tenemos que el primer rey de Castilla fue Sancho I de Castilla "El Fuerte" (1065-1072), y así este territorio pasó de ser condado a reino. Tras una serie de avatares y guerras civiles provocadas por el ambicioso Sancho, Alfonso quedará como único rey de todos los territorios que habían estado unidos durante el reinado de su padre Fernando I: recibirá el nombre de Alfonso VI, y gobernará sobre León y los ahora reinos de Galicia y Castilla. La preponderancia sigue perteneciendo a León, sede regia, aunque ahora pasa de ser reino a ser corona (una corona es un conjunto de reinos). Conviene no perder de vista que, a todo esto, Castilla ha sido reino durante siete breves años, lo que no puede sostener la absurda idea de que Alfonso VI fue "rey de Castilla y León" (habría más motivos para decir "rey de León y Galicia", ya que Galicia ya había sido reino con anterioridad). Como veremos ningún rey en la Historia de España se intituló "Rey de Castilla y León"; esta denominación parte de una visión totalmente sesgada, interesada, anacrónica y errónea de la Historia que está tratando de justificar la existencia de una realidad administrativa actual (y artificial) como es la Comunidad autónoma de Castilla y León. Algunos historiadores tratan de poner un poco de sensatez definiendo a Alfonso VI como Rey de León y Castilla, pero yo me atrevería a decir que ello tampoco es correcto: en aras de la claridad , que es un elemento básico si queremos defender que la Historia es Ciencia, basta decir que fue Rey de la Corona de León.
Por las mismas razones, también es absurdo denominar a Alfonso VII el Emperador (1126-1157) como "rey de Castilla y León" o (peor aún), "rey de Castilla" (como figura en la inefable Wikipedia). Pero podemos aportar otra razón, más poderosa aún: en la coetánea Chronica Adefonsi Imperatoris se dice que este Alfonso es "rey de León" en más de cuarenta ocasiones, mientras que nunca se le llama "rey de Castilla" o "rey de Castilla y León". Para más INRI, en esta crónica se describe cuál es el símbolo del Emperador y del Reino: un león que figura en las armas y banderas imperiales (todavía faltan algunas décadas para que nazca el castillo) Los castellanos son muy libres de considerar reyes de Castilla a estos dos alfonsos, aunque pienso que es inexacto. En caso de aceptar tal propuesta, serían, respectivamente, Alfonso I y Alfonso II de Castilla, aunque los gallegos también podrían llamarlos Alfonso I y II de Galicia. En aras de la sencillez y de la claridad, es mejor dejarlo como Alfonso VII el Emperador de León.
Para finalizar, tras la muerte del Emperador, la Corona se divide nuevamente entre el primogénito Sancho y el segundogénito Fernando. El primero recibe el reino de Castilla, y aunque ha sido y sigue siendo llamado Sancho III, en realidad y en puridad debe ser denominado Sancho II de Castilla (1157-1158). Fernando continúa con la numeración natural y normal del reino leonés, y será el segundo de ese nombre. Cabe destacar que, al heredar León, también hereda el título de Regis Hispanorum, como podréis comprobar si leéis las leyendas de los signos regios que os estoy mostrando estos días. Recordemos que, al incluir a Galicia, hay que hablar de Corona de León mejor que de reino. A Sancho II le sucede Alfonso VIII, quien en realidad es Alfonso I de Castilla (1158-1214): éste fue el creador del castillo como símbolo de Castilla, y el primer rey castellano con una duración aceptable. Le sucedió Enrique I (1214-1217): con este nombre no puede haber polémicas respecto a su ordinal. Mientras tanto, desde 1188 en la Corona Leonesa gobernaba Alfonso IX, quien en realidad sería Alfonso VIII de León. En Castilla en 1214 subió al trono Fernando, mal llamado el Tercero, ya que es el Primero de ese nombre en Castilla. En 1230 unificará las dos Coronas (Castilla también era una Corona, compuesta por los reinos de Castilla y de Toledo), y fundará la nueva y definitiva Corona de Castilla, aunque, como todos sus sucesores, se intitulará "rey de Castilla, de León, de Toledo, de Galicia, etc", ya que los reinos continuarán conservando su existencia oficial dentro de la Corona.

El problema para aceptar esta nueva numeración es que, evidentemente, afectaría a toda la monarquía española: por poner un ejemplo, los alfonsos tendrían que restar uno a su ordinal actual (Alfonso X el Sabio sería Alfonso IX, etc.). No ocurriría lo mismo con los fernandos, ya que Fernando I de Castilla, al ser coronado Rey de León se convierte en el tercero de ese nombre. Por supuesto, el número currens que habría que seguir sería el de los monarcas leoneses, ya que fueron quienes recibieron y transmitieron el título de reyes de España (Regis Hispaniae y variantes). Otra prueba de la total preponderancia leonesa es que, mientras que Castilla sólo fue reino con rey propio durante 80 años, León tuvo reyes a lo largo de más de 300 años ininterrumpidos. Ha sido la historigorafía decimonónica y afín (donde incluyo a Claudio Sánchez Albornoz) la que ha exagerado la importancia del reino castellano, elevando sus cantares de gesta al nivel de fuentes históricas, lo que es totalmente anticientífico, ya que se puede demostrar con la documentación en la mano que mienten más que hablan (por ejemplo, no existió la Jura de Alvonso VI en Santa Gadea, y casi con seguridad este rey no se hizo coronar en Burgos)

Jesús dijo...

Pero a ver... Si León solo tuvo ocho reyes que se llamaran Alfonso, ¿qué es eso de hablar de "Alfonso IX de León"? ¿No es una contradicción con lo que se explica en este mismo artículo?

Javier dijo...

Es una pena haber visto esto sólo ahora, seis años más tarde. No tengo nada que reprochar a la excelente relación de R. Chao, sólo una matización: la numeración de reyes como Sancho II o Alfonso VIII de Castilla no me parece que sea ningún error grave, y de hecho tiene precedentes en otros países cuando se trata de reyes de la misma dinastía que separan y reunen sus reinos con alguna frecuencia. Se trata de una manera de no complicar la numeración y de subrayar que, visto con perspectiva histórica, la dinastía y la posterior unión del territorio pesan más que el rigor a la hora de poner ordinales. Los precedentes están en la numeración de los Reyes Merovingios de Francia, de los emperadores romanos de Oriente y Occidente antes de la separación definitiva, de reyes rivales del Imperio Persa, de los faraones egipcios de dinastías del Alto y el Bajo Egipto, las diferentes ramas de duques de Austria de la familia Habsburgo... en definitiva que no se trata de nada aberrante, es un criterio que tiene su lógica, independientemente de si la compartimos. Un saludo.

Related Posts with Thumbnails