EL REINO DE LEÓN A MEDIADOS DEL SIGLO XVI SEGÚN AMBROSIO DE MORALES

12 de junio de 2007

Hace poco he estado consultando un libro de Ambrosio de Morales, un polifacético humanista del siglo XVI que en 1572 realizó un viaje por distintos reinos del norte de España por mandato de Felipe II. La obra se titula, precisamente, “Viage de Ambrosio de Morales por orden del Rey D. Phelippe II a los Reynos de León, y Galicia y Principado de Asturias para reconocer las reliquias de santos, sepulcros reales y libros manuscritos”, aunque la que he manejado ha sido una edición facsímil de la edición que realizó a su vez el Padre Enrique Flórez en 1765.

Me interesaba hojear este libro por varias razones: en primer lugar, para comprobar qué se entendía por “Reino de León” a mediados del siglo XVI. Y en segundo, sencillamente por si encontraba alguna referencia interesante acerca de León.

Como ya hemos dicho, Ambrosio de Morales escribió este libro por orden de Felipe II, y el autor se toma la molestia de transcribir la real cédula en la que se le transmite el mandato de ir “a las Iglesias y monasterios de los nuestros Reynos de León, Galicia y Principado de Asturias”.

El Índice de la obra divide en territorios las zonas que visitó el erudito, si bien de una forma bastante imprecisa, ya que sigue el orden del viaje, por lo que comienza en el “Reino de León” (el autor salió de Alcalá de Henares), sigue por el “Principado de Asturias”, recorre el “Reino de Galicia”, y regresa por el Bierzo, Astorga, Sanabria y Zamora, aunque no engloba estas localidades bajo ningún epígrafe geográfico. En todo caso, como veremos, a estos últimos los considera territorio del Reino de León.

Estas son las localidades que visitó Ambrosio de Morales en su primera visita al “Reino de León”: Valladolid, Palazuelos, San Isidoro de Dueñas, Villa-Muriel, Palencia, Colegial de Husillos, Santa Cruz de Husillos, Frómista, San Zoil de Carrión, Benevivere, La Vega, Sahagún, San Pedro de Eslonza, Sandoval, León, San Miguel de Escalada, San Toribio de Liébana, Piasca, Naronzo (creo que este nombre lo copié mal), Celorio y San Antolín.

A éstas podríamos añadir las localidades que cita Ambrosio después de visitar Asturias y Galicia: Villafranca del Bierzo, Carracedo, San Andrés de Espinareda, Ponferrada, San Pedro de Montes, Compludo, Astorga, San Martín de Castañeda, Nogales, Benavides, Moreruela, Zamora, Valparaíso, La Espina, Bueso, San Mancio, Matallana, Bamba, Aniago y La Mejorada. Algunas de estas últimas poblaciones se encuentran en la actual provincia de Valladolid.

Como vemos, en el siglo XVI se considera que, ya sea en parte o bien por entero, las actuales provincias de Valladolid, Palencia, León y Zamora pertenecían al Reino de León. En todo caso, nos quedamos sin saber la adscripción de Salamanca, ya que Ambrosio de Morales no pasa por esa provincia, pero si observamos con detenimiento el mapa de la misma época que incluyo al final de la entrada, veremos que en su mayor parte también estaba considerada leonesa, exceptuando una estrecha franja del sur.

En cuanto al Bierzo, éste recibe un tratamiento especial dentro del libro de Ambrosio de Morales. Veamos cómo lo define el propio autor: “El Vierzo es una Región que cae entre Galicia y el Reino de León, y está encerrada entre los dos Puertos de Rabanal acia Castilla, y el Cebrero acia Galicia”. Pero, curiosamente, hacia el final de la obra, cuando hace el recuento de los cuerpos de santos enterrados en los diferentes reinos que ha visitado, concluye diciendo lo siguiente: “También cuento por de Galicia á S. Pedro de Montes, Monasterio de Benitos, aunque es en el Vierzo, que ya es del Reyno de León”. Probablemente hace esta mención tan extraña porque Galicia ocupa el último lugar en este recuento, y anteriormente se le olvidó incluir a este monasterio en el Reino de León. Y es que toda la obra rezuma cierta improvisación y desestructuración, como si Ambrosio hubiera tenido mucha prisa en acabarla.

Como hemos dicho, este recuento de cuerpos santos lo hace agrupándolos por reinos. En el de León, incluye los que se encuentran en León, Sahagún, S. Zoyl de Carrión (Palencia), Villanueva de San Mancio (Valladolid), y Zamora, además del mencionado Monasterio de San Pedro de Montes, que aparece al final del recuento de Galicia.

Como curiosidades anecdóticas, señalaré que de la iglesia de San Marcelo de León dice que la llaman “corruptamente” San Marciel, nombre que aparece en algunos documentos medievales en leonés de San Isidoro; y que al hablar de la tumba de Alfonso VI en Sahagún describe el sarcófago de la siguiente manera: “En medio de la Capilla mayor está enterrado el Rey D. Alonso el VI con harta magestad de sepultura, sobre Leones grandes de alabastro”.

Resulta muy interesante el listado de tumbas regias de San Isidoro de León, porque lo hizo mucho antes de que los franceses devastaran el Panteón. Podéis ver la lista en este archivo PDF. Por cierto, uno de los sarcófagos pertenecía al cadáver de Sancho Garcés III, y una inscripción narraba cómo lo había trasladado su hijo Fernando I desde Oña.


Hispania en la década de los 70 del s. XVI

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Curioso mapa donde creo reconocer que Cidá Rodrigu y Salamanca pertenecen al Reino de LLión, como no puede ser de otra manera.

Por otro lado el Tiburón de Castilla se había "comido" Extremadura entera. El objetivo ¿tener frontera con Portugal?

Xabi dijo...

Estoy algo confuso. Sabía que La Liébana se entendía como parte del Reino de León (ahí cita Santo Toribio y Piasca), pero me extraña que acabe ese viaje en Celorio y San Antolín, que son de Llanes ya.
Como lo vea el que tú sabes, ya tenemos playa llïonesa :)

Estoy muy intrigado en saber lo de "Naronzo"...

Anónimo dijo...

¿Y a qué vienen tantas ganas de separarse de Valladolid y Palencia, si estas también fueron León en su tiempo?

Related Posts with Thumbnails