PUNTO DE LECTURA (III): "Albert Einstein: Mis ideas y opiniones"

18 de marzo de 2007

Hay algunos libros que, cuando nos los encontramos, sin duda nos marcan en la vida. Este es el caso del libro que estoy releyendo.

"Mis ideas y opiniones" es una recopilación de artículos llevada a cabo por el propio Albert Einstein al final de su vida, en los que refleja su forma de pensar acerca de problemas sociales e internacionales, sobre la religión, la libertad, la amistad, la política, el pacifismo... Su visión de la vida y del mundo, en suma.

Desde la infancia, la figura de Albert Einstein siempre me ha fascinado, por lo que mis familiares y amigos muchas veces optaban por regalarme todo tipo de libros, camisetas, relojes, etc. que tuvieran algo que ver con este genial científico. Sin embargo, mi primer encuentro con la obra que hoy nos ocupa fue bastante tardío, y se produjo gracias a mi amigo Miguel Ángel Falagán, que me prestó el libro recomendándomelo encarecidamente hará cosa de diez años.

El libro me embelesó, y me lo leí de cabo a rabo en muy poco tiempo. Lo que más me sorprendió fue la similitud que existía (y existe) entre mi forma de pensar y la del sabio respecto a muchos de los temas mencionados (política, sociedad... e incluso sobre el sionismo).

A primera vista, podría parecer que muchos de los temas tratados por Einstein pertenecen al pasado (miedo al fascismo, a una guerra nuclear...) , pero en realidad en todos ellos subyace una cosmovisión a mi juicio más que interesante. Y, por desgracia, la mayoría de los problemas que trata siguen de actualidad, porque el hombre ha cambiado muy poco desde que el científico murió.

Albert Einstein tuvo problemas en EEUU por su forma de pensar, y a este aspecto está dedicado otro libro que leí hace dos veranos titulado "El Expediente Einstein", de Fred Jerome, en el que se desvela que el FBI estuvo a punto de detenerle en varias ocasiones.

Por otro lado, "Mis Ideas y Opiniones" también es una buena forma de acercarse a la Teoría de la Relatividad, ya que también hay varios artículos dedicados a divulgarla de una forma clara y amena.

En fin, que es una obra imprescindible para conocer el alma de Albert Einstein, y también, en gran parte, para conocer mi visión sobre el mundo en general.

3 comentarios:

MacGuffin dijo...

Era un tipo muy interesante, y no sólo por sus revolucionarias teorías científicas.

Daniel Hernández dijo...

He tenido tentaciones de leerlo en varias ocasiones ya que anda por aquí en casa, pero nunca me acabé por decidir. Tal vez tu artículo sea el empujoncito que me faltaba para iniciar su lectura. A ver si saco tiempo y me animo por fin.

martinjaramillo dijo...

La famosa observación del eclipse y de la estrella visible al lado y que debía estar en ese instante detrás del sol, no es la prueba reina de que la masa curva el espacio, sino que, en parte, es una simple prueba más de la refracción de la luz al traspasar las diferentes capas de la atmosfera solar, y en parte, es también la prueba de que la luz, también es atraída por la gravedad, porque la luz, aunque no posea masa, si posee una equivalencia en masa proporcional a su energía. Pero, de eso, no se tenía claridad antes de Einstein y su genial fórmula: E=mc2.
Este hecho histórico de la observación de la estrella durante el eclipse es el típico caso del estudio de un hecho real, pero mal interpretado. El fenómeno se podía interpretar de las dos formas: o como evidencia de la curvatura del espacio o como el resultado combinado de: la interacción gravedad-luz de un lado y la refracción de la luz del otro lado. ¿Nunca nadie ha explicado satisfactoriamente, porque en ese caso del eclipse, no es válida ó no opera, la teoría de la refracción?
Pero las conveniencias históricas de ese momento favorecían la tendencia por la primera interpretación. Era más importante tener al genio, y al padre de la bomba atómica, al lado de los aliados.
Es lógico de que a veces los intereses políticos, económicos, religiosos o de cualquier otra índole presionen a los científicos, lo que no es lógico es continuar indefinidamente defendiendo: leyes, paradigmas, personajes, cultos, entre otros, y especialmente cuando ya pasó la angustia del momento.
¡¡ El genio me sabrá perdonar.!!! El mismo lo dijo: Masa y energía son dos presentaciones de la misma cosa.
La gravedad interactúa con las fuerzas electromagnéticas, porque estas tienen su equivalencia en masa y en proporción a su energía. Y esa interacción será la base para unificar muy pronto la teoría cuántica con teoría de la gravedad de Newton debidamente actualizada y corregida con los aportes acertados de Einstein y su teoría de la relatividad, la cual será un buen complemento para la teoría de la gravedad de Newton, pero un mal remplazo. Y así dejaríamos de lado la errónea idea de que la gravedad es una ilusión o que es una fuerza imaginaria o que es un efecto del peralte del espacio plano deformado por la masa. Para que exista el efecto peralte en la trayectoria de un móvil tiene que existir la gravedad, para que la masa deforme o curve algo como el espacio tiene que haber una fuerza como el peso de esa masa y el espacio no podría ser vacio. sino que debe estar constituido por algo, por eso Einstein tiene que proponer una especie de malla elástica que no se ha podido definir, y entonces debe aceptarse de que el éter no existe sino que lo que existe es esa indeterminada estructura tejiendo el espacio y que se describe envolviendo por debajo a los cuerpos materiales con una especie de cono romo o un agujero; y preguntamos si ese cono y ese peralte es igual por todos los lados y también por encima, porque si es así, se anularían los peraltes unos con otros; lo que resulta como contradictorio.
Muy pronto entenderemos que la gravedad es una fuerza tan real, como real es que en el espacio interestelar se entrecruzan e interactúan las fuerzas electromagnéticas que emiten los cuerpos materiales y comprenderemos que todas las formas de energía incluidas las emisiones electromagnéticas tienden a fluir naturalmente desde donde están más densas, más concentradas, hacia donde están menos densas o a fluir hacia donde no hay presencia de energía. Por eso es que la atracción gravitacional no solo se presenta entre la energía-materia conocida sino que también se presenta entre esta y la materia oscura desenergizada.
Los vacios en la teoría de Newton se llenarán con los aciertos de las teorías de Einstein.

Ver artículo completo en: http://nuevateoriasobreeluniverso.blogspot.com/

martinjramilloperez@gmail.com

Related Posts with Thumbnails