HISTORIA DE IBERIA VIEJA: LOS 100 MOMENTOS MÁS IMPORTANTES EN LA HISTORIA DE ESPAÑA

25 de noviembre de 2013

Este fin de semana me han dejado el monográfico de la revista "Historia de Iberia Vieja" dedicado a los (en su opinión) "100 momentos más importantes en la historia de España". Que vaya por delante que reconozco a la revista su total libertad de elección a la hora de seleccionar estos eventos (¡faltaría más!). No voy a entrar a realizar un análisis de estos "momentos", pero sí que quería mostrar mi descontento como historiador y como leonés cuando acudí a la parte de la Edad Media: en ella, el reino de León sólo recibe el momento 23, que es la semilegendaria Batalla de Clavijo. Y nada más. 

Ahora bien, el Cid no puede quejarse: le dedican nada menos que tres "momentos": el 29 (de dos páginas completas), el 31 (la conquista de Valencia), y el 32 (Poema de mío Cid). Me parece una selección medieval cuando menos polémica. Por ejemplo: ¿qué importancia real tuvo la toma de Valencia por el Cid? El castellano tomó la ciudad en 1094, sí, pero no fue un hecho realmente trascendente para la historia de España, porque Valencia retornó a manos musulmanas en 1102, tan sólo ocho años después. En este sentido, fue muchísimo más importante la toma de Toledo por Alfonso VI de León en 1085: a pesar de provocar la invasión de los almorávides y sufrir varios cercos a manos de éstos, la ciudad del Tajo nunca retornó a al-Ándalus. Nadie negará la importancia histórica del Cid, pero tampoco creo que sea necesario dejarse llevar por el entusiasmo. 

Como decía, el reino de León no merece ningún "momento" propio, salvo la mencionada Batalla de Clavijo: ni las Cortes de 1188 (las primeras de Europa Occicental, que han recibido el reconocimiento internacional como Cuna del Parlamentarismo), ni la coronación imperial de Alfonso VII en 1136 (reconocida como tal por todos los reyes hispanos y por buena parte de Francia), ni la Batalla de Simancas, ni el Fuero de León de 1017 (el primero de Hispania y del que surgieron todos los demás), etc. Parece que el autor (o autores) de la selección tenía alguna predilección por Valencia (el momento 28 es "El Santo Grial llega a Valencia") y la Corona de Aragón en general, lo que no es ningún delito, por otra parte, aunque llama la atención. Tampoco entraré a analizar las incorrecciones histórico-geográficas que plagan la revista, como llamar "Castilla" al reino de Alfonso VI, Urraca y Alfonso VII, y toda la variedad de anacrónicas intitulaciones que ello conlleva. Y eso que los reyes leoneses sólo salen como comparsas del Cid, Alfonso I el Batallador, o citados marginalmente en otros "momentos". 

La parte del reino de Asturias no sale mejor parada: sólo merece el momento 22, con la "Batalla de Covadonga". Ni una mención al descubrimiento del sepulcro de Santiago en época de Alfonso II (año 813), que fundó el Camino de Santiago, de vitalísima importancia para el futuro de los reinos cristianos de la Península. Etcétera.

Como dije, los editores son libres de escoger los "momentos" que quieran, pero este monográfico no es más que otra muestra del olvido al que se ha sometido y se somete al reino de León, que conjuntamente con el asturiano (porque en realidad fueron un mismo reino) representa medio milenio de la historia de España y (no lo olvidemos) Portugal. 

3 comentarios:

Julio Ruiz Miranda dijo...

Me han gustado las menciones de carencias con respecto al Reino de León. Parece que hay una postura negativa respecto a lo que significó este Reino en la historia de España.

Anónimo dijo...

¿Por qué El Cid?.

Bien sencillo, la idea del Cid que se promovió por el franquismo y esa tendencia histórica está ahí. Es un personaje sobredimensionado por unos intereses políticos.

Poco han cambiado las cosas.

Para esa tendencia generalista las tesis de Sánchez Albornoz son las correctas donde toda la importancia es de Castilla y lo malo que tenga Castilla o lo malo que se le achaca a Castilla se traslada a León como algo arcaico, feudal, mientras que en Castilla se conoce otro tipo de administración de hombres libres como si en León no conociésemos el sistema concejil y en León no se hubiesen dado las primeras cortes parlamentarias. Es la idea de siempre de esa tendencia que encumbra a Castilla y lo castellano y vilipendia o censura lo no castellano.

Replay dijo...

Comparto las críticas hasta en sus menores detalles, aunque las considero "peccata minuta" teniendo en cuenta lo más grave de todo: la tontería y la arbitrariedad de escoger "cien momentos", cosa que tan solo se puede explicar por márquetin editorial y que está condenada de raíz a cometer una improcedencia tras otra.
Bien, podríamos discutir si en el transcurso de la historia hay momentos y hechos más trascendentes que otros. Teóricamente podría ser una discusión interesante y enriquecedora. Pero aquí no hay nada de eso: esta revistina lo que hace es escoger cien capitulillos con "tirón" comercial para vender más ejemplares. De ahí que abunden los episodios míticos, legendarios, literaturizados y cinematografiados. No podía ser de otra manera. En este contexto, la ausencia de referencias al reino de León es incluso lógica: esa historia no tiene sitio en el imaginario español actual. La única referencia "real" es la de la batalla de Covadonga, y eso (me atrevo a pensar) tan solo porque constituye un mitologema fundacional e insoslayable del nacionalismo español.

Related Posts with Thumbnails