LAS PRIMERAS ELECCIONES MUNICIPALES EN LEÓN (3 DE ABRIL 1979), CON DAVID MARTÍNEZ PÉREZ

3 de junio de 2019


En el programa de la pasada semana abordamos las primeras elecciones municipales en la ciudad de León, de la mano de mi amigo David  Martínez Pérez. David es todo un experto en el tema, ya que su tesis de Doctorado versó sobre esta época. Por cierto, esta tesis se titula "Construyendo la democracia: tardofranquismo, transición política y la cuestión autonómica en la provincia de León (1962-1984)", la considero imprescindible para comprender el proceso autonómico leonés, y se puede descargar en este enlace

Estas elecciones de 1979 tuvieron varias curiosidades, como el papel que jugaron las asociaciones de vecinos, o el insólito hecho de que el PSOE concurrió con dos listas diferentes... encabezadas por la misma persona. 

Os dejo con algo de la información que extraje de la mencionada tesis para el programa:

Mediante la ley 39/1978, aprobada el 17 de julio de 1978, se estableció el instrumento jurídico que utilizaron las cortes constituyentes para regular el proceso electoral que democratizó los municipios. 

En León y Ponferrada, municipios de más de 20.000 habitantes, presentaron candidatura UCD, PSOE, CD y PCE. Mientras que en los ayuntamientos que contaban entre 250 y 20.000 habitantes la UCD presentó 182 candidaturas, el PSOE 86, la Agrupación Electoral de Campesinos Leoneses (vinculada a la UCL) hizo más de 60 candidaturas, el PCE 28 y CD 42, alrededor de 50 candidaturas se presentaban agrupadas en agrupaciones electorales, que no eran cercanas a la UCL. Asimismo, el PTE se presentó en cuatro municipios. En los consistorios de menos de 250 personas la UCD presentó cinco listas y CD dos. De esta forma, representaron a la UCD 1739 candidatos y candidatas, mientras que eran 912 los representantes del PSOE, 348 del PCE y 458 de CD.

La composición de las listas electorales en la ciudad de León mostraba cierta preponderancia de profesiones liberales como abogados o médicos, acompañados por un importante número de funcionarios. Destacaba el amplio número de estudiantes en la de UCD, o de empleados de grandes empresas, abogados, médicos y funcionarios en la relativa a CD. La continuidad con las corporaciones anteriores era mayor en CD, aunque no en puestos destacados. La presencia femenina era casi anecdótica, y apenas en los primeros lugares de las listas. Estaban mejor representadas en las listas de la extrema izquierda como la ORT, con doce en la capital, o un número similar en
Ponferrada por el PTE. Para la campaña electoral UCD no elaboró un programa general para las elecciones locales, al contrario que el PSOE o PCE, aunque distribuyó un documento denominado
“Manifiesto Electoral” en el que estaban sus ideas fundamentales. Por otra parte los socialistas insistieron en la transparencia en la gestión y la moralidad pública. Con respecto al resto de la provincia, hemos de indicar que Coalición Democrática trató de presentar alrededor de 50 candidaturas. No serían más pues insinuaba cierto trato de favor de los secretarios municipales hacia el partido del gobierno. Su lista en la capital provincial estuvo capitaneada por el ex alcalde y hermano de Fernando Suárez, José María Suárez. Se proponían hacer una campaña basada en las personas incluidas en la candidatura, por lo que se alejaban del uso de las siglas y de los líderes de CD. No en vano en las recientes legislativas habían obtenido malos resultados. Se oponían a la aprobación del plan de urbanismo por un ayuntamiento “no democrático”. Su publicidad electoral incidía en pedir el voto para evitar que gobernasen “alcaldes forasteros”, en referencia al cabeza de lista ucedista nacido en Madrid, lo que se reforzaba con lemas como “De León de toda la vida” .
La candidatura socialista se encontró guiada por Dionisio Llamazares, seguido de Gregorio Pérez de Lera. Correspondían el resto de puestos de la lista a miembros de UGT, el PSOE local y representantes de movimientos sociales. La presentación de otra lista del PSOE fue uno de los incidentes más destacados de la precampaña leonesa.
Para comprender este hecho es imprescindible contextualizar la situación concreta dentro de los partidos en la naciente democracia. En el caso del PSOE leonés confluyeron distintos factores, como que la dirección del partido no dependiera en principio de Baldomero Lozano, pues solo era su cabeza de cartel en las elecciones generales, pero al tratarse del diputado era quien mantenía un mayor contacto en Madrid con la dirección del partido. La estructura partidista formada en torno a Baldomero, encabezada por Andrés Fernández y Marisa Martínez, entre otros, se encontró con la formación de otro conjunto de militantes, afiliados posteriormente a los anteriores, con una serie de ideas políticas diferentes. Mantenían posturas ideológicas contrarias, así los cercanos a Lozano propugnaban una comunidad autónoma leonesa frente al apoyo a Castilla y León de los contrarios. Asimismo diferían en la organización, pues los primeros deseaban una estructura de partido más vinculada a Madrid (estatal), frente a una mayor cercanía a Valladolid de los otros. 

En lo que atañe a la presentación de las candidaturas electorales para las municipales de 1979. Las listas tenían como último día para presentarse el 16 de febrero. Esa jornada, la junta electoral recibió dos registradas por el PSOE leonés. Una llevada por Jose Luis Villaverde y la otra por Daniel García, aunque ambas se encontraban encabezadas por Dionisio Llamazares. Ante esto la preocupación de
Baldomero Lozano fue notoria. Al día siguiente se retiró una candidatura, permaneciendo la presentada por Daniel García, apoyada por Jose Luis Placer Galán y el comité federal del PSOE. En esta, Dionisio Llamazares se encontraba acompañado por Gregorio Pérez de Lera y Julio Huertas. Según el Diario de León la lista perdedora era la apoyada por Baldomero Lozano, que mantendría además una fuerte pugna con Daniel García. Esta lucha de poder hizo evidente que un grupo se apoyaba en la estructura central del partido frente a otra más local. Aunque no por ello una lista era más centralista frente a otra más democrática.

Una vez aprobada la lista, la campaña socialista se basó en el lema: “Honestidad, eficacia, claridad y participación”. Se mostraban contrarios a que la corporación saliente aprobase el plan de ordenación urbana. Favorecerían la participación ciudadana mediante el establecimiento de comisiones mixtas formadas por concejales y miembros de asociaciones de vecinos, culturales o deportivas. Gregorio Pérez de Lera, que encabezó la lista del PSOE del ayuntamiento de León tras la renuncia de Dionisio
Llamazares, daba importancia a clarificar la situación municipal mediante la máxima transparencia, principalmente en el tema urbanístico. Propugnaba el equilibrio presupuestario frente al aparente superávit declarado en León y el endeudamiento. Los problemas más importantes eran el abastecimiento de agua a la ciudad y la aprobación del plan urbanístico.

-La candidatura de la UCD de la capital provincial estuvo guiada por el letrado sindical de la OSE Juan Morano Masa. Este carecía de “antecedentes” o de “historial” en cargos públicos, no en vano se había afiliado a UCD en junio de 1978. Asimismo, se encontraba vinculado como abogado en materia laboral a la Federación Leonesa de Empresarios, aunque según él de una forma “exclusivamente profesional”. Cabe señalar su ausencia de críticas a las corporaciones predemocráticas. Estaba acompañado por el médico y representante sindical Julio César Rodrigo de Santiago. En el resto de la candidatura predominaban los miembros del empresariado local.

-La candidatura del PCE al ayuntamiento de León, encabezada por el abogado Roberto Merino, proponía descentralizar los poderes municipales y acercar la política a la ciudadanía a través de las asociaciones de vecinos.

-La diputación provincial fue copada por los representantes de UCD, puesto que vencieron en 122 municipios, mientras que el PSOE resultó ganador en 20, CD en 10 (aunque en dos más estaba empatada con UCD) y el PCE en tres (Villablino, Fabero e Igüeña). Hemos de indicar la importancia de los independientes, pues la agrupación electoral vinculada a la UCL obtuvo 15 victorias, otra agrupación de electores un número similar y candidaturas independientes locales lo hicieron en 24 municipios.

En lo que respecta al tamaño de las poblaciones, la victoria de la izquierda fue clara en los núcleos mayores, pues UCD solo dominó en Astorga.

-En cuanto a la capital provincial los resultados fueron ajustados, pues obtuvo más votos el PSOE, con 10 concejales, los mismos que UCD, mientras que al PCE le tocaron 4 y a CD tres.

0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails