CURSOS DE OFICIOS DE VERANO EN MANSILLA DE LAS MULAS

22 de junio de 2014

Os dejo la información de unos interesantísimos cursos de oficios de cuya existencia me acabo de enterar. Pulsad la imagen para agrandar. 


"RAÍCES Y CLAVES DE LA PEREGRINACIÓN JACOBEA" EN RADIO LEÓN

18 de junio de 2014

La semana pasada no hubo programa debido a las votaciones sobre la Ley de abdicación. Hoy hemos hablado de un pequeño libro de lo más interesante: "Raíces y claves de la peregrinación jacobea", de mi amigo Joaquín Alegre (Editorial Rimpego). Construida sobre un delicado equilibrio entre texto y fotografías, esta obra desvelará al lector muchas de las historias, mitos y leyendas que hay en torno al Camino de Santiago. Por poner un ejemplo, yo desconocía que durante unos 300 años los restos de Santiago estuvieron en paradero desconocido, porque fueron ocultados (demasiado bien, por lo que parece) durante el ataque a La Coruña del famoso Francis Drake. 

Os adjunto la presentación del libro que viene en la página de la Editorial Rimpego:

Grandes eruditos han derrochado su talento en la conquista de las razones últimas de la peregrinación jacobea. Tras cientos de volúmenes ¿tal vez miles? dichos propósitos siguen mostrándose esquivos. Tal vez porque, como en un universo cuántico, las respuestas estén condicionadas por quien realiza las preguntas. Sin embargo, es posible ofrecer algunas claves para entender el devenir del Camino de Santiago, y de aquellos personajes que ayudaron a cimentarlo. Por esa senda camina este libro de textos precisos y concisos, dando herramientas al lector para hallar sus propias respuestas: De Iacobus a Santiago; Descubrimiento; De apóstol a patrón; Cimientos del Camino; Peregrinos e itinerarios; Del pergamino al papel; Años oscuros; La reinvención; Ultreia, ultreia...; Todas las mañanas del mundo. El texto se enriquece con un exclusivo reportaje fotográfico. Producido con los más altos criterios de calidad y con el mayor respeto al medio ambiente.
Os podéis descargar el programa en este enlace.

Joaquín Alegre y un servidor.

LAS CRISIS DINÁSTICAS EN EL REINO DE LEÓN

4 de junio de 2014

En el programa de Radio León Cadena SER dedicado a la historia de León no es raro que mezclemos las noticias de actualidad con hechos históricos de nuestra tierra. Ese ha sido el caso de hoy: usando como excusa la abdicación el pasado lunes de Juan Carlos I, hemos hablado de algunas de las crisis dinásticas en el reino de León. 

Por un lado, las abdicaciones no abundaron en el reino de León. Tampoco lo he mirado en profundidad, pero la más sonada fue la de Alfonso IV: en el año 931 murió su esposa y el monarca entró en una depresión, se hizo monje en Sahagún y abdicó en su hermano Ramiro II. Uno o dos años después Alfonso se arrepintió y comenzó una guerra civil contra su hermano, pero fue derrotado y Ramiro ordenó que le sacaran los ojos para que no pudiera volver a intentar ser rey. El pobre acabó sus días en el desaparecido monasterio de Ruiforco, en el Torío. 

Así que tras mencionar este hecho pasamos a hablar de los distintos "cambios dinásticos" ocurridos en el reino de León. Antes de empezar, aclaramos que el concepto de dinastía en lo que atañe al reino de León es bastante decimonónico y machista, como vamos a ver. En realidad nunca se interrumpió la línea de sucesión, aunque fuera por vía femenina en ocasiones. Fueron los historiadores del siglo XIX y de comienzos del XX quienes marcaron arbitrariamente estos cambios dinásticos, ya que fue algo que no se percibió así en la época.

Habitualmente se dice que hubo tres dinastías en el reino de León: la primera sería la “asturleonesa”, la segunda la “navarra”, y la tercera la “de Borgoña”. Como ya he dicho, son nombres totalmente arbitrarios que se pusieron muuchos siglos después de los acontecimientos. 

-Dinastía ástur o asturleonesa: es la dinastía que procede de tiempos del reino de Asturias. Ya hemos dicho muchas veces que en realidad en el año 910 sólo cambió la capital de Oviedo a León, y que el reino, las instituciones y la casa regente siguieron siendo los mismos. Esta dinastía comenzaría con Pelayo en el 721-722, y acabaría con Vermudo III en el año 1037, contando unos 26 reyes en su haber. Se considera que finaliza con la muerte de Vermudo III a manos de su cuñado Fernando en la batalla de Tamarón (año 1037, como hemos dicho). El trono tenía que recaer en su hermana Sancha, pero en la Edad Media era inédito que una mujer reinara, así que figuró como nuevo rey su marido, Fernando I, que era conde de Castilla, aunque procedía de Pamplona: por eso se dice que con él comienza la dinastía navarra. Fueron tiempos difíciles para el reino, porque Fernando I no fue bien recibido como rey.

-La dinastía navarra: empezaría con Fernando I en 1037, y abarcaría además los reyes Alfonso VI, Sancho II (que sólo reinó en León unos meses), y Urraca I. Es decir, contaría con algunos de los principales reyes de la historia del reino. Fin pacífico en el año 1126, porque Urraca se había casado con Raimundo de Borgoña, un noble francés, con el que tuvo al que sería Alfonso VII, y que supuestamente se iniciaría la dinastía de Borgoña. Otra vez machismo, y más teniendo en cuenta de que Urraca había gobernado como reina en solitario una gran parte de su reinado, siendo una de las primeras mujeres en Europa en esto. 

-Dinastía de Borgoña: comienza en 1126 precisamente con el monarca más poderoso de toda la historia del reino de León, Alfonso VII el Emperador, que ya hemos dicho en otras ocasiones que llegó a tener como vasallos a todos los demás reyes cristianos de la Península, y a los nobles del sur de Francia. Después serían reyes de esta dinastía Fernando II y Alfonso IX (bueno, y el mal llamado Alfonso VIII -debería ser Alfonso I- en Castilla).

-Pero si hubo una crisis sucesoria realmente importante en la historia del reino de León esa se dio a la muerte de Alfonso IX en 1230. Alfonso IX estuvo casado en dos ocasiones, y las dos veces vio como el papa anulaba su matrimonio. Su segunda esposa fue Berenguela de Castilla, hija de Alfonso VIII (o I de Castilla). Con ella tuvo varios hijos, destacando el que con el tiempo sería Fernando III. Cuando Alfonso tuvo que divorciarse de Berenguela, ésta regresó a Castilla, donde seguía reinando su padre Alfonso VIII. Además a través de una estratagema consiguió engañar a Alfonso IX y se llevó consigo a su hijo Fernando, que en principio iba a ser el heredero de la corona leonesa. En 1214 muere el rey de Castilla y le sucede su hijo Enrique, que era apenas un niño. La cosa es que este niño murió en 1217 en extrañas circunstancias, por un tejazo en la cabeza que le propinó otro niño. Algunos historiadores han visto la mano de Berenguela en esta muerte, ya que gracias a ella fue nombrada reina de Castilla. Pero la reina renunció al trono en favor de su hijo Fernando (que sería Fernando I de Castilla). Alfonso IX se sintió burlado al ver a su hijo como rey de Castilla, lo que llevó a varias guerras entre ambos reinos. Pero el leonés no supo dejar preparada su propia sucesión, y cuando murió en 1230 Berenguela a través de varias maquinaciones y manejos políticos logró que Fernando fuera también nombrado rey de León, siendo el tercer monarca de ese nombre. No está muy claro cómo lo hizo: parece que Alfonso IX había dejado como sucesoras a sus hijas Sancha y Dulce (algo muy extraño, por otra parte), y que Berenguela las convenció cubriéndolas de oro para que renunciaran al trono. Por otro lado parece que también se propuso el trono leonés a Alfonso de Molina,  otro hijo de Alfonso IX y Berenguela, pero éste declinó el ofrecimiento. En cualquier caso tenemos que fiarnos de las crónicas castellanas, porque existió una auténtica destrucción documental sobre los diplomas emitidos por Sancha y Dulce, y , probablemente, de Alfonso de Molina. Como curiosidad final añadiré que de la famosa Concordia de Benavente, tan importante porque plasma el acuerdo entre Fernando III y Sancha y Dulce, sólo se conserva una copia en los archivos vaticanos, y ninguna en nuestro país.

Podéis descargaros el programa en mp3 en este enlace.

Fernando III en el Tumbo A de Santiago de Compostela.

LAS PROVINCIAS DEL BIERZO Y DE LEÓN DE 1822 (Y IV)

2 de junio de 2014

-Decreto de las Cortes del 27 de enero de 1822.
Una vez concluidos los debates y revisados los borradores se publicó la división provincial en forma de Decreto
La Provincia de Villafranca (Historia de El Bierzo)
A continuación transcribo los límites de la provincia de Villafranca tal y como aparecen en el Decreto original, ya que contiene algunas pequeñas diferencias respecto al texto que ha sido publicado en algunas obras y que figura en varios sitios de Internet: 

“LÍMITES DE LA PROVINCIA DE VILLAFRANCAEsta provincia confina por el N. con la de Oviedo; por el E. con la de Leon; por el O. con las de Lugo y Orense y por el S. con la de Zamora. Sus límites son: por el N. la cordillera que actualmente divide á Asturias de Leon desde el monte del Cuadro, orígen del rio Cua, hasta el nacimiento del rio Sil en Leitariegos. Al S. las sierras de la Cabrera, que dan origen al rio de este nombre. Al E. la divisoria de aguas al Cabrera y Eria, monte Teleno, puertos de Fuencebada [Foncebadón], Baxa, Fonfria, Manzanal y la divisoria al Sil hasta su orígen en Leitariegos. Por el O. el antiguo límite de Galicia desde el monte del Cuadro hasta el origen del Bisuña: de aquí sigue por los montes que forman el valle de Orres hasta Puente Petin, desde donde continúa por los altos á buscar la sierras de Exe y Peña de Freonica, siguiendo por el nacimiento del río Casoyo á unirse con las sierras de Cabrera. Casi toda la gobernacion de Cabrera, el Valle de Orres y los concejos del Sil de Arriba y de Abajo, Salientes, Salentinos y Valseco, Tejedo y Matos de Otero quedan comprendidos en esta provincia."

Y ésta era la situación en que quedaba la provincia de León:

“LÍMITES DE LA PROVINCIA DE LEONEsta provincia confina por el N. con la de Oviedo; por el E. con la de Palencia; al S. con la de Valladolid y Zamora, y al O. con la de Villafranca. Su límite occidental empieza en la sierra al occidente del lago de Truchillas, y al S. de Santa Olalla; continúa hácia el N., pasando entre este pueblo y Villarino al O. de Hiruela y entre Nagar y Corporales, y siguiendo por el monte Teleno va dando vuelta hácia el O. buscando la division de aguas, pasando entre Bouzas y Pobladura de la Sierra, y volviendo hácia el N. por la cruz de Ferro al O. de Manzanal y Brañuelas entre la Espina del Fresno y Barrios de Nistoso; continúa siempre por la sierra y division de aguas al Orbigo, pasando por la montaña de Salientes, cortando el Sil por Villarino, y siguiendo la montaña á la collada de Cerredo y puerto de Leitariegos, que está en la cordillera que divide esta provincia de la de Oviedo, donde concluye el límite occidental. El septentrional va por toda esta sierra y por su límite conocido hasta la peña de Espiguete. El oriental empieza en el puerto de Sangloria (sic), viene por Prados-Arados, y por el O. de Otero, Velilla, San Pedro de Cansoles, y continúa á buscar el origen del arroyo de las Cuezas, el que sigue hasta el punto en que se divide en dos ramales; desde aqui lo atraviesa á buscar el arroyo de los Templarios, por el que continúa hasta cerca de Villada, donde termina. Por el S. desde la confluencia del rio Sequillo y arroyo de los Templarios por el S. de Villada y N. de Villacreces se dirige á encontrar al rio Cea al N. de Melgar de arriba; continúa este rio hasta frente Pobladura del Monte, y al S. de este pueblo se dirige girando al S.O. al N. de Castroverde y hasta el rio Cea al S. de Villaobispo; atraviesa este rio y con direccion al N.O. corta el Esla entre Barones y San Miguel de Esla; y pasando al S. de Pobladura del Valle, y entre Herreros y Maire corta el rio Orbigo por este punto. Pasa al S. de Comante, y cortando el rio Eria por encima de Arrabalde, continúa hacia el O. pasando al N. de Ayoo, Cubo, Quintanilla y Justel á terminar en la sierra al O. del lago de Truchillas”. 

-31 de agosto de 1822
Este día las flamantes diputaciones de León, Villafranca y Orense se pusieron de acuerdo para introducir varias modificaciones en los límites entre sus respectivas provincias, y así lo presentaron a las Cortes:

"Por el norte comienza la línea divisoria en el santuario de Nª Sra. de Carrasconte, entre las Babias que quedan acogidas a León y Laciana al Bierzo; sigue por entre la Vega de los Viejos y Lumajo hasta la cumbre de este último pueblo, continuando con la raya con Asturias a buscar el puerto de Leitariegos; camina por los de Cerredo y Cienfuegos a buscar el monte del Cuadro. Por el Poniente, a partir del Cuadro sigue por las sierras de Palo, Pozo, Comeal hasta el puerto de Piedrafita desde donde marcha por las sierras del Cebrero y monte del Faro que dividen aguas a los ríos Valcarce y Lor, Bisuña y Quiroga, hasta buscar el nacimiento del río Soldón; marcha por el curso de este río hasta su confluencia con el Sil; sigue por la margen derecha del Sil hasta su unión con el Bibey; continúa subiendo por la margen derecha de este río hasta el pueblo de Baho inclusive. Por el sur, partiendo del estribo de montaña que hay al Mediodía de dicho pueblo y norte de Buján, sigue hasta el monte de S. Bernabé desde el cual corre por las montañas que dividen las aguas de los valles del Bollo y Viana hasta encontrar los altos de Sobre Ramilo; desde este punto marcha por lo más elevado de las sierras de Porto y Calva a Peña Trevinca, continuando desde aquí a las montañas de La Cabrera que forman las grandes vertientes a los ríos Duero y Sil, siguiendo por la sierra del Yugo. Por el oriente, a partir de la sierra del Yugo, va por los montes de la Portilla, el Colinas y pasando por el oeste de Corporales sigue a lo alto del monte Teleno, sierra de Osma, Foncebadón, Fonfría, dirigiéndose al este de Manzanal, marcha por las montañas aguas vertientes al Sil y Orbigo hasta la montaña de Salientes, situada al oriente de dicho pueblo, desde la que pasa a Río Obscuro y Villar Quemado, para morir de nuevo en el santuario de Carrasconte".

Pero estas modificaciones no pudieron ni siquiera ser discutidas, porque en 1823 ya estaba a punto de triunfar la reacción absolutista, que declararía nulas todas las disposiciones del Trienio Liberal. 

-Epílogo: el destino de las nuevas provincias.
Ni la provincia de León ni la de Villafranca tuvieron tiempo de participar en las elecciones, pero sí que organizaron sus propias diputaciones. La de León tuvo que renunciar a sus diputados bercianos, que se marcharon a Villafranca para comenzar a fundar la suya propia en marzo de 1822. Esto dio lugar a un sinnúmero de problemas y conflictos, pues la diputación leonesa remitió a la berciana todos los asuntos (y deudas) pendientes que tuvieran relación con aquella zona. 

La Diputación de Villafranca se constituyó oficialmente el 5 de mayo, instalándose en el Colegio de los Jesuitas, que habían sido expulsados anteriormente. Al no disponer de un símbolo propio, esta institución usó como escudo el real simplificado (cuartelado de castillos y leones con escusón de los Borbones en el centro) que, recordemos, fue el más usado para toda España en época borbónica desde el siglo XVIII hasta comienzos del siglo XX

Sello de la Diputación de Villafranca. (Historia de El Bierzo)

Durante su corta existencia la provincia de Villafranca contó con graves problemas económicos, y para intentar solventarlos se acudió a la venta de bienes propios y comunes de los pueblos que la componían. 

La invasión francesa del 7 de abril de 1823 fue la trompeta que señaló el final de esta división provincial, porque los Cien Mil Hijos de San Luis se impusieron a las tropas españolas con pasmosa facilidad. Este ejército extranjero reinstauró a Fernando VII como monarca absoluto, quien abandonó así una vez más la senda constitucional. Si bien los liberales de El Bierzo y Galicia ofrecieron una meritoria resistencia en lugares como La Cabrera, finalmente se vieron obligados a rendirse en el mes de septiembre. Y por supuesto, después llegó la represión. 

El 1 de octubre de 1823 se anula toda la legislación y decisiones del gobierno del Trieno Liberal, con lo que la división provincial desapareció. Aunque hubo nuevos intentos de reinstaurar la provincia berciana a lo largo de todo el siglo XIX, la realidad es que al final se impuso la división provincial de Javier de Burgos de 1833 que, salvo pequeñas excepciones, es la que todavía está vigente hoy en día.  


BIBLIOGRAFÍA

-BURGUEÑO RIVERO, Jesús. "La génesis de la división territorial contemporánea en la España atlántica (Galicia, Asturias, Cantabria y El Bierzo)". En: Ería, revista cuatrimestral de Geografía, 1995, nº 36. Universidad de Oviedo. Pp. 5-33.

-Coleccion de los decretos y órdenes generales expedidos por las Cortes Ordinarias de los años de 1820 y 1821, en el segundo periodo de su diputación, que comprende desde 25 de febrero hasta 30 de junio del último año. Tomo VII. Madrid: Imprenta Nacional, 1822.

-Diario de las actas y discusiones de las Córtes estraordinarias del año de 1821. Varios volúmenes. Madrid: Imprenta Nacional. 1821.

-Diario de las actas y discusiones de las Córtes. Legislatura de los años de 1820 y 1821. Tomo XXIII. Madrid: Imprenta de la Minerva Española, 1821.

-Diario de las sesiones de las Cortes. Legislatura Extraordinaria. Esta legislatura dió principio el día 22 de Setiembre de 1821 y terminó el 14 de Febrero de 1822. Tomo II. Madrid: Imprenta de J. A. García, 1871.

-FERRER Y JOU, Narciso. Primera recopilación de los Decretos y Órdenes generales de las Córtes: comprende los espedidos por las mismas desde 24 de setiembre de 1810 á 30 de setiembre de 1823 que quedaron vigentes en esta última fecha. Madrid: Imprenta de D José Félix Palacios

-GARCÍA GONZÁLEZ, Miguel J. "La Provincia de El Bierzo". En: Historia de El Bierzo, Diario de León-IEB, 1994. Pp. 133-144.

-VILAR, Mª José. El primer proyecto liberal de división provincial de España. El propuesto por Felipe Bauzá y revisado por Miguel de Lastarría, 1813-1814. Universidad de Murcia, 2004. Disponible en http://hdl.handle.net/10201/11754

-ORDUÑA REBOLLO, Enrique. Municipios y Provincias. Historia de la Organización Territorial Española, Ed. FEMP-INAP-CEPC, Madrid, 2003, págs. 378-379.

Related Posts with Thumbnails