"EL LEÓN PASANTE"; MI OTRO BLOG

28 de mayo de 2007

Se me había olvidado hablar de mi otro blog: se llama "El León Pasante", y lo tengo alojado en Periodista Digital. En él escribo los artículos más relacionados con política, y los que no quiero insertar en Corazón de León. Como muestra, os incluyo la última entrada, titulada "Impresiones post-electorales".

Una vez pasado el lío de las votaciones, avances informativos, escrutinios, etc., llega la hora del balance. Por supuesto, ningún partido reconocerá haber perdido (salvo, tal vez, Izquierda Unida), y, como siempre, todos habrán ganado. En el caso leonés, el panorama es de lo más variopinto: el PSOE saca mayoría simple en el ayuntamiento de la capital, y consigue empatar con el PP en número de diputados provinciales. Sin embargo, el PP afianza su mayoría absoluta en Ponferrada, y Silván logra mantener el número de procuradores de la anterior convocatoria. Pero me gustaría centrarme en el papel de la UPL.

A primera vista, podría decirse que son los ganadores: de los leonesistas depende quién gobierne en la ciudad de León y en la Diputación; y, seguramente, en el Consejo Comarcal del Bierzo, el Ayuntamiento de Astorga, y toda una constelación de municipios. Además, la UPL conserva sus dos procuradores en las Cortes autonómicas a pesar de la expulsión de Rodríguez de Francisco.

Sin embargo, hay un hecho que debería preocupar mucho a este partido: en las elecciones autonómicas han tenido 20.000 votos menos, lo que representa que ha perdido la confianza de más de un 30% de los votantes de la anterior convocatoria. Por suerte para ellos, la Ley D'Hont les permite conservar los mencionados dos procuradores, pero deberían reflexionar sobre las implicaciones de esa masiva pérdida de votos.

De esos 20.000 sufragios "fugados", tan sólo 3.000 corresponden a la provincia zamorana, donde al parecer varios ediles de la UPL se han pasado a otros partidos, y han arrastrado también los votos autonómicos consigo. Los 17.000 restantes los han perdido en la provincia de León.

Una cosa curiosa es que en la provincia leonesa la UPL sólo ha perdido un concejal respecto al total alcanzado en el 2003 (178 frente a 179), lo que parece indicar que en las anteriores elecciones hubo un importante número de personas que, a pesar de votar a otros partidos en los municipios, luego optaron por la UPL en las papeletas autonómicas. Eso no ha ocurrido en estas elecciones, y los dirigentes de la UPL deberían reflexionar sobre qué es lo que falla, porque es una dinámica que podría agravarse en futuras convocatorias.

Related Posts with Thumbnails